viernes, 7 de noviembre de 2008

La Odisea del baño continúa (canto III)

Me vine a estudiar a Barcelona porque un buen día se me cruzaron los cables e hice un traslado de expediente.

Me largué a Japón porque tenía que huir de ciertas cosas y fue lo más rápido y lejano que pude echarme a la cara el día que lo decidí.

Trabajo donde trabajo de rebote. Antes de que quisiera darme cuenta ya estaba metida hasta las cejas.

Me compré un piso contra reloj (3 semanas) porque me echaban del sitio donde estaba viviendo antes.

Creo que a estas alturas empiezo a entender cómo funciona mi vida. Lo extraño es que hasta la fecha todo me haya salido medianamente bien... a la larga.

Pues bien, queridos lectores (que sé que la señorita Saturnal y el señorito Drizzt están por ahí, que si no omitiría el vocativo)... ¡Mi baño no va a ser menos! Se jode una tubería, le empapa la pared al vecino, el fontanero me dice que el apaño durará solo dos semanas y que hay que cambiar la instalación, que me saldrá por 1500 euros. Yo pienso que entonces las tuberías quedarán al descubierto y tendré que cargármelo todo de nuevo cuando renueve el baño hacia principios de año, así que... ¡Decido renovaerlo ya!

Después de pagar el 20% y con el 30% a pagar el día 17 del corriente mes... Me doy cuenta de que me quedadrán 50 euros en la cuenta si aguanto hasta dicha fecha con los 20 que llevo en la cartera. Sí, sí, incluyendo esos ahorros que tenemos todos y que "no se pueden tocar". El 50% restante he quedado en pagarlo en 12 meses...

Ahora bien, el presupuesto acabó ascendiendo a 4800 euros... Cuando recibo una llamada del señor que me vino a medir el baño de la casa de Gaudí, tal y como la bautizaron en la empresa de reformas cuando vieron la forma que tenía. Y el muy amable Juan me dice: es que hay unas irregularidades en la medición.

Hoy, viernes día 7 se presenta en casa con el metro en el bolsillo, los papeles bajo el brazo y una cazadora de cuero que he pensado en robarle para venderla después... Que seguro que me sirve para pagar uno de los plazos. Intento fallido, se ha acordado de recogerla.

En fin, que vuelvo al grano. Según el presupuesto final de 4800 euros... Mi baño tendría un lavabo que no nos dejaría llegar al inodoro porque sobresalía demasiado, el inodoro no cabría, ya que hay que poner una cisterna flotante (o como se llame) y la mampara no dejaría abrir la ventana. Además, no contemplaba los interruptores para la luz. Eso con el presupuesto firmado y el 20% ya pagado...

Reajustes y gracias a dios que se han dado cuenta.

En fin, moraleja, niños y niñas. Cuando vayáis a reformar un baño, compraros una casa o viajar al extranjero... Tomaoslo con calma. Se puede perder mucho pelo.

P.D. Y yo mientras tanto pensando en sacarme 50 euros de donde sea para hacerme un tatuaje la semana que viene. Señor...

3 comentarios:

Drizzt dijo...

Pense que estabas de alquiler... la verdad que si ya es tuyo, normal que lo quieras adecentar y poner el baño en condiciones.

Aquí veo que nos va a tocar poner caldera nueva... otoño de gastos...

Destroyer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Destroyer dijo...

Mis respetos y mi más sincera admiración. xDDDDD

En serio: Qué guebos tienes¡¡¡¡

Mucha suerte